Condenan a un hombre que llevó gasolina al piso de su ex y amenazó con quemarle la casa en Valencia


infoJUCAR | La Audiencia Provincial considera probado que el vigués se trasladó desde la localidad de Jarafuel, donde residía, al domicilio de su excompañera sentimental en la ciudad de Valencia
Año y medio de prisión por un delito de amenazas y otro de maltrato en el ámbito familiar. Esta es la condena ratificada por la Audiencia de Valencia a un vigués que acudió borracho y con una garrafa de gasolina a casa de su exmujer y amenazó con prender fuego a la vivienda.

Los hechos, tal como informa El Faro de Vigo, tuvieron lugar el 7 de mayo de 2014. El vigués, que entonces residía en la localidad de Jarafuel, tenía antecedentes penales al haber sido condenado, ente otros delitos, por un quebrantamiento de condena. Sobre las nueve y media de la noche, el hombre se presentó en casa de su excompañera sentimental, la agarró fuertemente por el brazo y le dijo "te voy a quemar la casa"
El hombre tenía antecedentes penales, uno de ellos por quebrantamiento de condena. El día de los hechos tenía una orden de alejamiento y prohibición de comunicarse con la víctima dictada por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Valencia.
La sentencia dictada inicialmente, además del año y medio de cárcel por malos tratos y amenazas en el ámbito familiar, establecía cuatro años de alejamiento de su expareja, con quien no podría comunicarse en ese tiempo ni acercarse a ella a menos de 100 metros, aunque le absolvía del delito de quebrantamiento.
Pero el vigués recurrió ante la Audiencia de Valencia, entre otras cosas argumentando que se daba valor probatorio a la versión de los hechos relatados por su expareja. El tribunal provincial no solo desestima su recurso y confirma en su totalidad la sentencia recurrida, sino que resalta que tanto la versión dada por la denunciante como la realizada por la testigo presencial fueron "coincidentes" y creíbles.
Así, se considera probado que el vigués se trasladó desde la localidad de Jarafuel, donde residía, al domicilio de su excompañera sentimental en la ciudad de Valencia. Llegó borracho, con una garrafa de gasolina y le dijo que iba a "quemar la casa", tras lo cual la cogió del brazo, la zarandeó y a continuación le dio una bofetada.
No hay dudas, según el auto de la Audiencia, en la prueba directa en lo que respecta a las amenazas: "La frase de que iba a pegar fuego a la casa apunta a un mal futuro y cierto, y se diría que no acontecido por causas no determinadas, pero que se representó claramente en la conciencia del condenado, como evidencia el ser portador de un bote de gasolina".
El fallo, notificado a finales del pasado mes de septiembre, considera que existe prueba de cargo suficiente, que se ha obtenido y practicado con todas las garantías para entender válidamente destruida la presunción de inocencia del acusado. De ahí que la Audiencia Provincial de Valencia desestime el recurso que presentó su defensa contra la condena.

Comentarios