miércoles, 20 de febrero de 2019

La teleasistencia de la Diputación ayuda a 26.000 personas mayores de 70 años o con movilidad reducida


infoJUCAR | El servicio de comunicación y emergencia incrementa un 30% los usuarios desde 2015 y se complementa con actividades para prevenir caídas, activar la memoria, pasear o practicar gimnasia
Pilar Lázaro vive sola en su piso de Benetússer desde que falleció su marido. Gracias “al botón rojo”, como ella lo llama, Pilar sabe que tan solo con pulsarlo va a recibir ayuda inmediata, “así yo estoy más tranquila y mi familia también”, afirma. Pilar es una de las beneficiarias del servicio de teleasistencia que ofrece el área de Bienestar Social de la Diputació de València, a través de la empresa Atenzia. 

El servicio está concebido para ayudar a personas mayores de 70 años o de 65 si tienen un grado de discapacidad del 65%, que vivan solas o con otras personas con el mismo riesgo físico o psicosocial. Más de 26.000 personas se han beneficiado de este servicio de comunicación y emergencia desde 2015, coincidiendo con el inicio de la legislatura.
El servicio de teleasistencia consiste en la instalación en el domicilio del usuario de una unidad de control remoto que pueden activar estas personas mayores, con movilidad reducida y que habitualmente viven solas en caso de necesitar auxilio. Estos dispositivos comunican con una central receptora, la de la empresa Atenzia, atendida por personal especializado para dar respuesta adecuada a la crisis presentada, bien por sí misma o movilizando otros recursos humanos o materiales, propios del usuario o existentes en la comunidad.
Con sólo apretar el botón de un pulsador portátil, los más de 17.000 usuarios con los que cuenta actualmente el servicio pueden entrar en contacto verbal “manos libres”, las 24 horas del día y los 365 días del año, con este servicio de atención telefónica subvencionado por la Diputació de València, a través del área de Bienestar y Salud que dirige la diputada Mercedes Berenguer.
Un servicio, en el que colaboran la corporación provincial y los ayuntamientos, que cuenta además con dispositivos periféricos y de seguridad como sensores que detectan fuego, humo y gas en los domicilios de los usuarios. A su vez, y bajo supervisión e indicación de los trabajadores sociales de los municipios, los usuarios pueden disponer de pulsadores especiales, dispositivos de movilidad y pasividad y periféricos de teclas grandes, si resulta oportuno.
Desde 2015, los operadores del servicio de teleasistencia han instalado más de 5.000 dispositivos periféricos en hogares de la provincia, entre los que destacan los 1.857 detectores de fuego y humo, los 1.589 de teclas grandes y los 1.048 que alertan de posibles fugas de gas.
Actividades complementarias
En paralelo a la prestación del servicio, la Diputació ha puesto en marcha un programa de actividades complementarias que tienen como objetivo favorecer el envejecimiento activo y saludable de las personas mayores que solicitan la teleasistencia. En 2018 se organizaron 75 actividades para los usuarios del servicio a lo largo de la provincia, haciendo partícipes a todas las comarcas y para este 2019 están previstas 80. Estas actividades son comunicadas a los usuarios de manera directa a través de sus terminales y pueden confirmar su asistencia en la misma llamada.                          
Más de 2.000 personas han participado en charlas de seguridad en el domicilio, talleres de prevención de caídas, programas para activar la memoria, actividades de gerontogimnasia y paseos saludables, entre otras actividades complementarias al servicio de teleasistencia, que puede solicitarse en el ayuntamiento en el que esté empadronada la persona que necesite esta ayuda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario