La Diputació y AVAESEN apuestan por las comunidades energéticas locales para ahorrar en la factura eléctrica

 

La Comunitat Valenciana cuenta con medio centenar de comunidades energéticas puestas en marcha, en construcción o proyectadas para los próximos meses, lo que supone que a final de este 2022, en torno a 10.000 familias se abastecerán de energía solar y podrán reducir en torno a un 30% su factura eléctrica mensual. Todo ello ha supuesto ya una inversión superior a los 4 millones de euros. Estos son los datos que se han presentado en el  Demo Day del Think Tank Smart Cities de la Asociación Valenciana de Empresas del Sector de la Energía (AVAESEN), celebrado hoy en la Diputació de València.

Al acto han asistido alcaldes y representantes municipales y empresas del sector, junto con la Secretaria Autonómica de Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana, Paula Tuzón;  la directora General de Innovación Ecológica en la Construcción, Nuria Matarredona; el director de Relaciones Externas del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE), Jordi Sebastià; el presidente de AVAESEN, Marcos J. Lacruz, y la diputada de Modernización de la Diputació de València y presidenta del consejo de administración de GIRSA, Mentxu Balaguer. La diputada Balaguer ha definido la jornada como “un encuentro para trabajar en un cambio de paradigma energético en nuestros pueblos y ciudades”.

AVAESEN ha creado el Hub de Comunidades Energéticas Locales en el desarrollo e implantación de este modelo en la Comunitat Valenciana, y hoy ha sido el momento de acercarlo a los ayuntamientos del Think Tank Smart Cities, un espacio impulsado por AVAESEN donde participan más de 200 ayuntamientos, empresas y entidades. Se trata del mayor hub smart city de colaboración público – privada de España.

Esta nueva fórmula de democratizar el acceso a la energía, con renovables de “kilómetro cero” está teniendo un gran desarrollo en la Comunitat Valenciana. En esencia, una comunidad energética es un nuevo modo de generar, usar y gestionar la energía a nivel local a través de la cooperación de diferentes agentes (ciudadanía, administración local o pymes) que contribuye a la creación de un sistema energético descentralizado, justo, eficiente y colaborativo.

Retos

Diversos ayuntamientos como Gandia, Catarroja o Alberic han presentado sus retos, ya que quieren desarrollar una comunidad y han llevado hasta el Demo Day esos desafíos energéticos. Además, han podido tomar como ejemplo casos de éxito desarrollados en Albalat dels Sorells o en Picassent que sirven de inspiración.

Además, para cada reto planteado por los ayuntamientos se han puesto sobre la mesa soluciones de una decena de empresas participantes. Las comunidades energéticas se pueden desarrollar en el casco urbano de un municipio, en polígonos industriales o también sobre suelo agrícola, y sobre todo ello se ha profundizado en esta jornada.

Durante la jornada, Marcos J. Lacruz, presidente de AVAESEN,  ha asegurado que “el cambio climático es sumamente complejo y, a menudo, las respuestas tradicionales no han servido para combatirlo, de ahí la importancia de apostar por soluciones realmente eficaces, como las comunidades energéticas, donde la energía renovable se consume en el lugar donde se genera, y donde la ciudadanía forma parte de todo el proceso, de principio a fin”.

En este sentido, ha añadido que ”cada vez más ayuntamientos están impulsando este tipo de instalaciones, pero queda aún camino por recorrer, porque existen dudas y, en ocasiones, falta de información, por eso encuentros como este nos permiten unir empresas y administración pública y dar las respuestas que todos buscan”.

La diputada de Modernización de la Diputació de València y presidenta del consejo de administración de GIRSA, Mentxu Balaguer, ha afirmado que “las comunidades energéticas locales son una oportunidad si trabajamos de manera conjunta con las empresas del sector para beneficiarnos de nuestra generación de energia. En este sentido, ha destacado que “representan una mejora de la eficiencia energética, un ahorro económico, y un instrumento de lucha contra el cambio climático, además de una oportunidad para crear nuevos puestos de trabajo y un avance muy importante en la movilidad sostenible, entre otros muchos factores, que no nos hagan depender de la gran industria eléctrica o de gas y sufrir los efectos y las consecuencias de los vaivenes del mercado o de guerras como la de la invasión de Rusia en Ucrania”.

.-

Comentarios