(VÍDEO) Ayora “pide” al Santo Ángel el final de la pandemia y aplaza la fiesta al 2022

La festividad del Santo Ángel de la Villa de Ayora está basada en un hecho milagroso que ocurrió en Ayora en el año (1392). Esta festividad local se celebra cada segundo lunes de enero, siendo una de las tradiciones más queridas y con mayor devoción de Ayora.

Esta festividad es seña de identidad de la Villa de Ayora y fue recogido el suceso por Miguel Molsós, vicario general de la diócesis de Valencia y datario papal de Benedicto XIII, deán de la entonces Colegiata de Orihuela, auditor de la Rota y capellán del papa Martín V; contemporáneo del suceso.

«Se encontraba la Villa de Ayora sometida a la peste y el hambre en el año 1392. En la mañana del segundo lunes de enero de 1392, una mujer de nombre Liñana tomaba el camino a Jarafuel que distaba de Ayora dos leguas. En el camino se encontró con un bello mancebo que le dijo: "Vuelve a Ayora y di que vengan a este lugar y hagan una rogativa todos los años y la peste y el hambre que asolan Ayora desaparecerá"; la mujer le contesto que no la creerían que qué podía hacer ella que solo era una mujer. En ese momento el mancebo tomó su mano y le escribió en la palma unos caracteres y desapareció. La mujer volvió a Ayora y se lo contó a Clérigos y Jurados y la creyeron. El pueblo fue en procesión al lugar indicado donde hicieron la rogativa y al momento cesó la peste y el hambre en Ayora.»

Desde esa fecha, 1392, la población de Ayora se ha mantenido fiel a su promesa y cada segundo lunes de enero la población peregrina en romería desde el centro de la Villa (con la imagen del Santo Ángel, que el día anterior se ha traído hasta la Iglesia Parroquial), hasta las puertas de la ermita del Santo Ángel donde se realiza la rogativa.

 

Comentarios