Incivismo en la montaña: hogueras, grafitis y restos de botellones

Los grupos excursionistas de Jávea y Calpe piden que se disfrute de la naturaleza sin dejar huella

Todos a la montaña. Cumbres de la Marina Alta como el Montgó, el Peñón de Ifach o la Sierra de Oltá son, los fines de semana, un hormigueo de senderistas que, en muchas ocasiones, no cumplen la premisa básica de disfrutar de la montaña sin dejar huella.

Dos históricos grupos excursionistas de la Marina Alta, el Centro Excursionista de Xàbia y el Grupo de Montaña de Calpe, han detectado comportamientos incívicos en el Montgó y en la Sierra de Oltá. El primero ha encontrado restos de dos hogueras que se han encendido en la cima del Montgó. La roca ennegrecida delata que se han hecho hogueras en un lugar en el que está terminantemente prohibido, ya que el riesgo de incendio es enorme. Esta cima es golpeada permanentemente por el viento y las cenizas de las hogueras pueden volar y tomar en diferentes puntos de la montaña protegida. Encender hogueras es una imprudencia inexplicable.

El Centro Excursionista de Xàbia también localizó, este fin de semana, restos de un botellón en el barranco de Santa Lucía, donde se inicia la ascensión a la Plana y al Montgó.

La cima de la Sierra de Oltá, en Calpe, tampoco escapa a la acción de los incívicos. Hay grupos de senderistas que conquistan esta cumbre y que quieren dejar una firma indeleble y tremendamente incívica. Pintan e inscriben sus nombres en las rocas y en los postes de señalización. Lo que llama la atención es que firman como "montañeros", cuando la regla básica de los que ascienden a la montaña es pasar sin dejar huella. El Grupo de Montaña de Calpe ha recordado que colocó en esta cumbre un buzón y un libro para que los senderistas dejaron sus mensajes. Y ha instado a "disfrutar de la naturaleza y dejar el menor rastro posible de nuestra visita" / LEVANTE-EMV

.-

Comentarios