Se amplía el dispositivo policial en el Valle de Ayora para reforzar el cierre perimetral

La operación blindaje de fronteras se reforzó ayer con controles de la Guardia Civil en turnos de mañana, tarde y noche en carreteras nacionales como la N-330, en Ayora

El territorio valenciano se blinda estas Navidades, no solo por tierra, sino también por vía área, para evitar la transmisión del virus entre comunidades. El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, remitió ayer cartas dirigidas a los responsables de los operadores aéreos que trabajan con los aeropuertos valencianos para hacer cumplir el cierre perimetral del territorio valenciano con el fin de «proteger la salud de las personas».

Asimismo, tal como detalla el diario Levante, se dirigió al Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, solicitando su «cooperación» para que se intensifiquen los controles, no solo en las carreteras, como ya se está haciendo con dispositivos diarios de la Guardia en los principales puntos de entrada y salida de la Comunitat, sino también en los aeropuertos de las tres provincias valencianas.

En la misiva remitida por el jefe del Consell, Puig se dirige a los responsables de las compañías aéreas con vuelos con destino a los aeropuertos de Manises en València o el Altet en Alicante y les pide que transmitan entre sus clientes, en origen, el contenido de las restricciones del Decreto 20/2020 para que personas que no tengan una causa justificada, y por lo tanto esté restringida su entrada en la Comunitat, no tomen ningún vuelo.

Puig recuerda que los valencianos son «una sociedad acogedora», pero recalca que han tenido que tomar estas «medidas necesarias» para frenar la transmisión del virus y pide ahora a las compañías áreas y a todos los ciudadanos «un esfuerzo extra». Solo podrán entrar en la Comunitat los pasajeros que sean residentes, por motivos profesionales o causa justificada.

La operación blindaje de fronteras se reforzó ayer con controles de la Guardia Civil en turnos de mañana, tarde y noche en las principales carreteras que conectan con otras comunidades autónomas limítrofes; Murcia, Castilla-La Mancha, Aragón y Cataluña. El incremento de efectivos era visible en puntos como la A-3, a la altura de Villargordo del Cabriel, en Font de la Figuera (en la A-35) o en carreteras nacionales como la N-330, en Ayora.

.-

Comentarios