FAMPA-València pide clases presenciales "al cien por cien" en Secundaria para evitar "agravios comparativos"

Los institutos de Navarrés y de Enguera se han sumado a la reclamación provincial

La Federación de asociaciones de madres y padres de alumnos de la provincia de Valencia (FAMPA-Valencia) reclama a la Conselleria de Educación "clases presenciales al cien por cien" también en la etapa de Secundaria.

FAMPA-Valencia asegura que ha tenido conocimiento, mediante el contacto con sus AMPA, del "malestar que está generando la organización de las clases en la Educación Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional con la mínima presencialidad exigida por la Conselleria de Educación".

La federación eleva su petición a la Conselleria para que "reconsidere que las clases sean al cien por cien presenciales dadas las carencias que se están detectando, como por ejemplo la pérdida de hábitos de estudio y de una parte importante de enseñanza del temario de todas las asignaturas, además del desequilibrio educativo que está generando entre el alumnado".

"La presencialidad es la única manera de garantizar la igualdad de oportunidades y nos preocupa mucho que a nuestras hijas e hijos no se los garantice el derecho en una educación de calidad", explica, en un comunicado, el presidente de FAMPA-València, Rubén Pacheco.

AGRAVIOS COMPARATIVOS

Asociaciones de progenitores como por ejemplo la de la IES la Sénia de Paiporta, Juan de Garay de València, IES de Navarrés, de Enguera, de Tavernes Blanques y la IES Lluís Vives de València, junto a FAMPA-València, consideran que la no presencialidad o la semipresencialidad, como forma de organización de los IES, "está generando agravios comparativos entre institutos, dado que no se ha establecido un marco genérico de organización de los centros si no que cada centro lo ha hecho de una forma distinta".

En este sentido, las familias están "preocupadas" porque saben que la impartición de contenidos "es distinta, puesto que no se puede dar nunca un temario completo en clases semipresenciales y que el nivel de aprendizaje del alumnado es diferente de un instituto a otro, lo que genera un perjuicio para el alumnado".

FAMPA-València reconoce la inversión realizada por la Conselleria de Educación en tiempos de Covid pero le preocupa la no presencialidad a las aulas, ya que augura que "la desigualdad será notable más todavía en segundo de Bachillerato donde, además, se preparan las pruebas de la EBAU".

"Todo esto --continúan-- sumado a la evidencia de falta de apoyo tecnológico, lo que hace que la brecha digital siga estando presente, y que la bajada de ratio y los desdobles se han producido sobre todo en la pública y no en la concertada, genera agravios comparativos".

.-

Comentarios