miércoles, 13 de marzo de 2019

Cinco años de prisión para el pirómano que incendió 1.600 hectáreas en la Canal de Navarrés en el año 2016

infoJUCAR | El acusado, con una discapacidad mental del 43%, deberá indemnizar con 833.000 euros a la Generalitat y a los a los afectados en Bolbaite, Chella, Anna, Sumacàrcer, Estubeny, Sellent y Cotes
El joven de 21 años detenido en junio de 2016 tras provocar un pavoroso incendio forestal, que arrasó cerca de 1.600 hectáreas en municipios de la Canal de Navarrés y la Ribera Alta, ha sido condenado a una pena de cinco años y nueve meses de prisión por un delito de incendio forestal con riesgo para la vida de las personas, al contemplar las circunstancias atenuantes de confesión y anomalía psíquica.

De hecho, tal como informa el diario Levante, el informe de los médicos forenses del Instituto de Medicina Legal de València establece que el acusado presenta una discapacidad intelectual del 43 por ciento, tiene una edad mental de doce años, y por lo tanto este retraso afectaba directamente a su raciocinio sobre el alcance de sus actos.
La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de València ha dictado sentencia 'in voce' esta mañana tras llegar a un acuerdo de conformidad el Ministerio Fiscal con la defensa del procesado, a la que se ha adherido el letrado de la Generalitat, que deberá ser indemnizada con 239.500 euros por los gastos ocasiones en los trabajos de extinción del incendio, que duró seis días.
En total las indemnizaciones en concepto de responsabilidad civil ascienden a 833.000 euros. De ellos, 367.000 serán para los vecinos afectados por el fuego, cuyas parcelas pertenecen a las localidades de Bolbaite, Chella, Anna, Sumacàrcer, Estubeny, Sellent y Cotes.
Juan José G. M. ha confesado los hechos en el juicio y de esta forma ha visto rebajada considerablemente la pena solicitada inicialmente por la Fiscalía, que solicitaba para el acusado quince años de prisión.
El fuego se inició a las 19.15 horas del 15 de junio de 2016 en la partida El Prado de Bolbaite. Según ha quedado acreditado, el ahora condenado prendió con un mechero unas cañas y matorrales, que rápidamente se extendieron por la zona debido a la vegetación.
En las labores de extinción participaron cuatro aviones, tres helicópteros, doce brigadas de bomberos forestales, nueve brigadas de la Diputación, cinco agrupaciones de bomberos voluntarios, agentes medioambientales y técnicos forestales. Asimismo, también colaboraron 108 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) con seis autobombas, un vehículo nodriza y un vehículo de transmisiones, así como personal de la compañía de Xàtiva y agentes de las distintas policías locales de los municipios afectados y de la Guardia Civil. | LEER NOTICIA COMPLETA |

No hay comentarios:

Publicar un comentario