sábado, 2 de febrero de 2019

Medio Ambiente supervisa los tratamientos de restauración en la cabecera del barranc de Manesa


infoJUCAR | Estas tareas, que han recibido más de 145.000 euros en financiación, han permitido crear una nueva estructura de bosque que logró limitar en este espacio la propagación del incendio forestal de Llutxent del pasado agosto
La consellera de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, Elena Cebrián, ha conocido 'in situ' los tratamientos de restauración llevados a cabo en la cabecera del barranc de Manesa, en concreto, en el Lugar de Interés Comunitario (LIC) de les Serres de Montdúver y la Marxuquera. Cebrián ha mostrado satisfacción por cómo se está reconstruyendo un bosque Mediterráneo maduro mediante la restauración y mejora de hábitats naturales".

En el recorrido, en el cual han participado el director general de Medio Natural y Evaluación Ambiental, Antoni Marzo; y la directora general de Prevención de Incendios, Delia Álvarez, Elena Cebrián ha comprobado el tratamiento silvícola a carrascas y alcorques que las brigadas Natura 2000 han efectuado en este hábitat, que cuenta con bosques de Quercus rotundifolia. Asimismo, los técnicos han llevado a cabo la señalización de la microrreserva y el seguimiento de poblaciones de flora prioritaria.
Este espacio, que fue declarado como microrreserva en 2002, cuenta con una superficie de 5,2 ha en el término municipal de Barx. Se trata de un barranco orientado al norte con una de las mejores representaciones de bosque mixto dee Quercus suber y pinares mediterráneos de Pinus pinaster, y con un estado de madurez bastante avanzado.
En la zona también se encuentran ejemplares de alto valor medioambiental como ejemplares maduros de carrascas, fresnos y robles, además de especies relevantes como los brezos blancos, palmitos y adelfas.
Estas tareas, que han recibido más de 145.000 euros en financiación, han permitido crear una nueva estructura de bosque, la cual logró limitar en este espacio la propagación del incendio forestal de Llutxent del pasado agosto.
Los tratamientos han conseguido independizar las copas de los árboles respecto del suelo, de forma que se ha acentuado la discontinuidad vertical. La forma en que las llamas llegaron frente a la cabecera del barranco de Manesa, con poca velocidad y poca intensidad, junto con los tratamientos, facilitaron las tareas y mejoraron la seguridad de los medios de extinción.
Recuperación postincendio
Esta nueva estructura de bosque permitió el acceso de los medios terrestres a la zona, además de disminuir la intensidad del fuego y logró una capacidad más grande de penetración de los equipos de extinción, que pudieron avanzar más rápido y consolidaron el perímetro de una manera muy sencilla y segura.
En caso de no haberse ejecutado estas mejoras en el Barranc de Manesa, la propagación del incendio habría sido distinta y es bastante probable que hubiera alcanzado la microrreserva de flora.
En cuanto a la recuperación postincendio de las zonas afectadas y el proceso de recuperación, que ha seguido una metodología consistente en el establecimiento de parcelas, Cebrián ha destacado que "se está produciendo una buena regeneración en aquellas parcelas que han sido afectadas por el fuego y que previamente habían recibido trabajos silvícolas". Con el seguimiento a lo largo de 2019 se irán obteniendo más datos y conclusiones de la evolución de la regeneración postincendio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario