La Generalitat no se plantea restricciones al uso del agua en la Comunitat

La Generalitat prepara el Catálogo de Protección de los Paisajes del Vino

 

La consellera de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Rebeca Torró, ha destacado en la jornada ‘Vinos valencianos, expresión de un paisaje’, que el Catálogo de Protección de los Paisajes del Vino que está comenzando a trabajar la Conselleria, “nos permitirá conseguir una mayor visibilidad del sector e identificar zonas de especial valor ecológico y paisajístico”.

Según Rebeca Torró, “la finalidad última es fomentar el emprendimiento y la competitividad para seguir avanzando en la conjugación de tradición y modernidad, teniendo, como principal horizonte, ampliar las oportunidades sin despreciar los orígenes”.

Asimismo, ha resaltado que desde el Consell “estamos y estaremos siempre en disposición de escuchar propuestas y de trabajar conjuntamente, con total colaboración para ayudar a impulsar proyectos encaminados a mejorar en este ámbito”.  Como prueba de ello, la consellera se ha referido al Catálogo de Protección de los Paisajes Agrarios Culturales del Vino en la Comunitat Valenciana, que comienza a trabajar la Generalitat, “unos documentos vivos, de propuestas iniciales, que pueden estar sujetos a modificaciones y cambios”, ha explicado.

Como ha explicado la secretaria autonómica de Política Territorial, Urbanismo y paisaje, Immaculada Orozco, que también ha participado en la jornada, el futuro catálogo “es un instrumento para proteger el paisaje y la economía”, y por su ámbito supramunicipal y para particularizar sus determinaciones a los distintos ámbitos de producción vinícola, adopta la forma de cuatro planes de acción territorial sectoriales: Castellón, Valencia, Utiel-Requena y Alicante.

Así ha reseñado que, para su elaboración, se ha realizado un análisis preliminar de los paisajes de la viña y se va a seguir fomentado la máxima participación de los agentes implicados, como ya se ha hecho en esta fase preliminar de consulta previa. La previsión es que el Catálogo abarque 60.000 hectáreas y ha remarcado que “queremos que sea un nexo de contacto y un marcó de referencia para las políticas de la Generalitat, especialmente las de desarrollo rural y las políticas agroalimentarias”.

Al respecto, la consellera ha insistido en que “no podemos permitir la desaparición o el deterioro de elementos que conforman nuestro patrimonio inmaterial y etnográfico; se requieren herramientas de ordenación territorial que generan un debate respecto a su preservación".                                                                      

Además, la consellera ha apuntado que el cambio climático va a condicionar, de manera excepcional, el cultivo de la viña. “El alcance y repercusiones que pueden derivarse – ha indicado - implica la necesidad de buscar alternativas y apostar, decididamente, por la innovación y las nuevas tecnologías como armas que combaten sus catastróficos efectos”.

En este sentido ha resaltado que para “velar por la preservación de nuestro paisaje, de nuestros ecosistemas, de nuestro medio natural” hay que impulsar “iniciativas concretas para frenar esta amenaza, limitar la emisión de gases contaminantes y, sobre todo, educar y concienciar respecto a la necesidad de implicarse, de una vez por todas, en esta causa”.

Igualmente ha planteado la necesidad de “encontrar el equilibrio entre progreso económico y sostenibilidad medioambiental, el cambio climático no es una quimera; nos afecta a todos y, por lo tanto, de las actuaciones y compromisos de hoy, dependerá el éxito del mañana”

Por otra parte, la consellera ha subrayado que “son muchas las familias que dependen del cultivo y la elaboración del vino, hay muchas las partes implicadas que conforman una heterogénea realidad” que persigue “fortalecer la presencia en los mercados internacionales, incrementar la competitividad y hacer, de nuestros productos, una referencia”.

“Nos encontramos, en definitiva, ante un sector clave para el desarrollo sostenible del territorio y para la mejora de la calidad del entorno en la Comunidad Valenciana”, ha concluido la consellera.

En la Comunidad Valenciana la extensión de viña se aproxima a las 63.000 hectáreas y cuenta con tres denominaciones de origen, una indicación geográfica protegida y una denominación de origen del Cava compartida con otros territorios.

A escala económica, el sector aporta el 1,7% del PIB, genera un valor añadido bruto superior a los 1.885 millones de euros y proporciona unos 32.000 trabajos. Existen alrededor de 675 empresas exportadoras con una facturación próxima a los 256 millones de euros. La Comunidad Valenciana es ya la tercera región en porcentaje de producción ecológica y el enoturismo se ha convertido en un reclamo turístico de calidad   que atraen a la Comunitat cada año, más de 134.000 visitantes.

.-

Comentarios