Naturgy creará gas renovable a partir de la paja del arroz

Los primeros refugiados llegan al Valle de Ayora

 

A poco más de 100 kilómetros por carretera desde Valencia está Cofrentes, un pequeño municipio de unos 1.000 habitantes situado muy cerca de la frontera con Castilla-La Mancha. Allí, entre una gran riqueza patrimonial y natural, se encuentra la central nuclear con el reactor con mayor potencia electrónica instalada en España.

Construida junto al río Júcar, del que toma agua para refrigerarse, las dos torres de tiro natural de más de 100 metros de altura son visibles desde varios kilómetros. Este es el paisaje con el que se encontró un grupo de refugiados ucranianos que se alojará en el municipio valenciano de manera temporal.

Han huido de las bombas y la amenaza nuclear del presidente ruso, Vladimir Putin. Se alojarán de manera indefinida en el balneario de Cofrentes gracias a una iniciativa desinteresada de sus propietarios. La solidaridad de este pueblo valenciano les ha conducido a una nueva vida en paz y libertad en un entorno natural junto a una imponente central nuclear.

Los vecinos de los municipios que integran el valle de Cofrentes se han volcado para acoger a este grupo de 30 refugiados que ha recorrido más de 3.000 kilómetros en autobús durante 50 horas en un duro viaje hasta llegar a la Comunidad Valenciana. Han llegado los primeros 16. Solos, sin el paraguas de ninguna organización internacional o administración pública, los vecinos han organizado un operativo improvisado que les ha permitido reunir en muy poco tiempo un importante cargamento de comida, ropa y juguetes / LEER NOTICIA COMPLETA

Comentarios