“El mundo rural siente que no tiene voz en las decisiones de su territorio aunque sufra las consecuencias”

 

© GUSTAVO DUCH | En a√Īos recientes, y m√°s a√ļn en los √ļltimos meses, la aparici√≥n de muchos (y grandes) proyectos de instalaci√≥n de parques e√≥licos y solares en el territorio est√° generando la aparici√≥n de muchas protestas e impugnaciones desde el mundo rural. La raz√≥n es simple: como en otras muchas ocasiones, estas comunidades sienten c√≥mo se les imponen decisiones sin su participaci√≥n cuando ser√°n ellas las que sufrir√°n las afectaciones. Pero, ¿qu√© otros √°ngulos debemos incluir en este debate?

Renovable, el recurso o la tecnología

Cuando se habla de un recurso renovable est√° claro a lo que nos referimos. Mientras el petr√≥leo es un bien finito que tarde o temprano se agotar√°, el Sol, el viento o las mareas, inclusive la energ√≠a geot√©rmica, son fuentes energ√©ticas que pueden perdurar. Quemar petr√≥leo, adem√°s, supone emisi√≥n de gases con efecto invernadero con impactos cada vez m√°s complejos y destructores, tanto que la Agencia Internacional de la Energ√≠a, ya hace algunos a√Īos, recomend√≥ dejar en el subsuelo las dos terceras partes de las reservas conocidas de todos los combustibles f√≥siles. Por todo ello, hay un consenso social en la necesidad de dejar de consumir petr√≥leo.

Pero esta situaci√≥n se complejiza cuando analizamos la tecnolog√≠a y funcionamiento de las actuales formas de aprovechamiento de la energ√≠a del Sol y del viento. Las placas solares y los molinos de viento que redibujan nuestros paisajes esconden en su interior la necesidad de unos materiales minerales que, como el petr√≥leo, tambi√©n son finitos. En algunos casos, son minerales tan escasos que se incluyen en una categor√≠a conocida como ‘tierras raras’. De hecho, no solo la mec√°nica para extraer la energ√≠a depende de minerales finitos, el transporte de la electricidad con la que querremos cargar nuestros coches el√©ctricos significan muchos kil√≥metros de cobre. Y como son tantos, y como parece que ser√°n muchos m√°s, la pregunta es doble ¿cu√°nto cobre est√° disponible y cu√°l es el impacto que provoca su extracci√≥n?

Minerales importados

En este sentido las campa√Īas de muchas entidades para darnos a conocer el origen del colt√°n que utilizan todos nuestros tel√©fonos m√≥viles nos abren los ojos. El cobalto que se requiere en estas tecnolog√≠as se encuentra en el Congo. Muy buena parte del cobre en Per√ļ y Chile. El litio de las bater√≠as para almacenar la energ√≠a conseguida, en Bolivia, Chile, Argentina y parece que en breve en Portugal. Y esos minerales con nombres complicados de recordar son procesados mayoritariamente en China.

En todos estos lugares, la acelerada extracción minera que supone abastecer a esta industria y sus usos, provoca graves problemas por contaminación directa de la tierra, agua y aire de la zona, requiere de un uso excesivo de agua que limita otros usos más esenciales como el de boca o el agrícola y genera graves problemas sociales como desplazamientos forzados de comunidades, enfermedades por toda la toxicidad mencionada o verdaderos conflictos bélicos para el control de estos recursos.

Otro ejemplo a√ļn m√°s desconocido

Es parad√≥jico conocer que para construir molinos de viento “verdes” se deforeste la selva amaz√≥nica del Ecuador. Las palas del rotor de los molinos “est√°n hechas en su mayor√≠a de pl√°stico reforzado con fibra de vidrio y madera de balsa unida con resina epoxi o poli√©ster”, dice Peter Meinlschmidt, director del Instituto Fraunhofer de Investigaci√≥n de la Madera, Wilhelm-Klauditz-Institut, WKI, en Brunswick.

La balsa es un árbol que crece en los bosques tropicales y en la actualidad, como denuncia la población indígena de Ecuador, está siendo explotada en grandes cantidades por capitales extranjeros, sobre todo chinos. Y aunque es un árbol que crece con rapidez, más rápida es la demanda del material lo que, finalmente, provoca altas tasas de deforestación de la selva y pone en peligro el clima y la vida sostenible (ellas sí) de estas comunidades. Te puede interesar

Lo m√°s importante es el uso

Sin minimizar la importancia de qu√© energ√©ticos se utilizan y se consumen, c√≥mo se los explota y procesa, as√≠ como qui√©n controla la generaci√≥n de energ√≠a, es trascendental pensar para qu√© se emplea la energ√≠a. Si yo uso unos pocos decilitros de gasolina para mi motosierra, ¿hago un uso poco ecol√≥gico? Si con ella puedo hacer le√Īa para pasar el invierno, est√° claro que no. Mayor atenci√≥n deber√≠a de ponerse en este punto pero las administraciones lo ignoran ¿Necesitamos talar √°rboles para disponer en casa de un aspirador el√©ctrico cuando existen las escobas?¿Necesitamos consumir petr√≥leo para importar comida que podemos producir en nuestras tierras?

.-

Comentarios

Entradas populares