La Generalitat no se plantea restricciones al uso del agua en la Comunitat

La suciedad arrastrada por ríos y barrancos se deposita ahora en las zonas costeras

La playa de Cullera comienza a recibir buena parte de los sedimentos arrastrados

La histórica tromba de agua que descargó el pasado jueves sobre buena parte de la Ribera ha dejado un importante catálogo de daños en viviendas, infraestructuras públicas y cosechas agrícolas.

Y su rastro destructor, tal como informa el diario Levante, también puede apreciarse ahora en las playas de Cullera, donde comienza a depositarse la suciedad arrastrada por los ríos y barrancos. La desembocadura del Xúquer ha esparcido todo tipo de sedimentos, en especial cañas, tal y como ocurrió en enero con el temporal Gloria. El ayuntamiento ha vuelto a mostrar su «malestar por la falta de previsión» de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), «que no ha tomado las medidas necesarias para poder evitar estas situaciones».

El concejal Salvador Tortajada lamentó ayer que «una vez más va a ser el ayuntamiento quien se responsabilice de la limpieza de las playas, ya que no existe la posibilidad de esperar tres meses como ha ocurrido en algunas ocasiones para realizar dicha limpieza” / LEER NOTICIA COMPLETA

.-

Comentarios