España dará ayudas por valor de 120 millones de euros a las empresas que muevan mercancías en tren en lugar de por carretera

 

Mientras que el transporte por carretera español negocia con el Gobierno medidas para paliar los elevados precios de los combustibles, la Comisión Europea apuesta por aparcar los camiones y trasladar el transporte de mercancías al ferrocarril. Ayer, la Comisión Europea autorizó un plan de ayudas por valor de 120 millones de euros diseñado por el Gobierno español para “ecologizar” el transporte ferroviario e incentivar el paso a este medio del transporte de mercancías por carretera, al considerar que esta iniciativa, que estará totalmente financiada con los fondos europeos de recuperación, es una medida necesaria, proporcionada y beneficiosa para el medio ambiente.

El plan español se desarrollará hasta el 30 de junio de 2026 y su objetivo es ofrecer subvenciones directas a las empresas de transporte para compensar el mayor coste de mover las mercancías por ferrocarril en lugar de por carretera. En cuanto al reparto de las cantidades, Bruselas explicó en un comunicado que la compensación se abonará en función de los volúmenes reales de mercancías que pasen de ser trasladados por carretera al transporte por ferrocarril. El importe de la ayuda también se calculará sobre la base del comportamiento medioambiental de las empresas ferroviarias, con lo que espera que incentive estas prácticas. De esta manera, el plan será “beneficioso para el medio ambiente y la movilidad” y contribuirá a lograr la transición del transporte por carretera al ferrocarril, valoró Bruselas.

La vicepresidenta del Ejecutivo comunitario responsable de Competencia, Margrethe Vestager, argumentaba ayer que “el régimen aprobado contribuirá a mejorar la competitividad y la ecologización del transporte de mercancías por ferrocarril en España” y, además, destacó que los objetivos del plan están “en consonancia con el Pacto Verde europeo” y también “limitan las posibles distorsiones de la competencia”.

El “sí” de Bruselas a la propuesta española se produce en pleno paro de transportistas por el alza del precio de los combustibles, que ha alcanzado nuevos máximos históricos. La huelga, que ya va por su novena jornada, está dando lugar a graves problemas de suministros en numerosos sectores, como el agroalimentario, destacando el lácteo, la hostelería, la construcción, la industria e incluso a las gasolineras.

.-

Comentarios