Preocupación por la creciente enfermedad de Lyme causada por las garrapatas

Compromís pide al Gobierno más medidas contra estos arácnidos que se han expandido de manera exponencial en muchas comarcas valencianas hasta generar problemas sanitarios graves

El portavoz de Compromís en el Senado, Carles Mulet presentó una pregunta escrita al Gobierno en la cual se pedía una mayor implicación en luchar contra la cada vez más frecuente enfermedad de Lyme causada por la picadura de garrapatas, y que ha obtenido una decepcionante respuesta.

Mulet ha explicado que la proliferación de estos arácnidos en muchas zonas rurales de la Plana o el Maestrat, entre otras comarcas valencianas, está ocasionando múltiples problemas “hay zonas por las que es imposible trabajar el campo o realizar actividades deportivas sin ver como se te llena el cuerpo de garrapatas. Extraerla del cuerpo es una acción de riesgo, y cada día hay más enfermedades trasmitidas por estos animales, pero en el caso de la enfermedad de Lyme es más preocupante, puesto que sus síntomas pueden tardar meses o años en aparecer, y ante la falta de síntomas no se efectúa el tratamiento que mitigaría o impediría estos efectos”

A la pregunta de qué pensaba hacer el Gobierno, este ha contestado que la enfermedad de Lyme (EL) es una infección producida por la bacteria Borrelia burgdorferi y transmitida al hombre por la picadura de garrapatas de la especie Ixodes ricinus.

 La enfermedad de Lyme es conocida y está reconocida a nivel mundial. Los casos que se detectan en el sistema sanitario público español se registran mediante la clasificación CIE-10. En España se diagnosticaron los primeros casos a finales de los años 90 del siglo pasado y el número de casos se ha ido incrementado a lo largo del tiempo, existiendo en la actualidad zonas que se consideran endémicas.

 El diagnóstico se basa fundamentalmente en la clínica que presenta el paciente y se apoya en la serología (detección de anticuerpos). Las manifestaciones clínicas son muy variadas, abarcando dermatológicas, articulares, neurológicas y cardiacas. Se trata de una enfermedad que en muchas ocasiones resulta de difícil diagnóstico, puesto que las manifestaciones clínicas pueden ser inespecíficas y confundirse con otras etiologías.

En las zonas endémicas existen circuitos más establecidos entre la asistencia primaria y la hospitalaria y además hay campañas de prevención frente a la picadura de garrapata.

En el caso de las zonas no endémicas puede resultar más complicada la identificación de casos, sobre todo cuando se desconocen los datos epidemiológicos del paciente que son fundamentales. Existen guías europeas y americanas y documentos consensos que están publicados y que se pueden consultar.

El Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III dispone de la metodología para la detección de anticuerpos además de la detección molecular mediante PCR. En la actualidad está participando en la elaboración de un documento de consenso a nivel nacional con la Sociedad de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas, de Reumatología, de Dermatología y de Neurología, además de en la elaboración del Protocolo de Vigilancia Epidemiológica dirigida por el Centro Nacional de Epidemiología con la intención de incluir la enfermedad de Lyme en la lista de Enfermedades de Declaración Obligatoria.

La gente afectada por esta enfermedad ha lamentado por el poco o nulo compromiso del Gobierno al respecto, manifestado en esta respuesta. Esta enfermedad por desgracia va a más, la presencia de garrapatas se ha ido incrementando de manera exponencial en muchos territorios como ciertas comarcas valencianas ( gracias entre otro a plagas de conejos y al abandono de las zonas de cultivo), su etapa de actividad se va alargando ( por efectos del calentamiento global y el cambio climático), con lo que se puede aventurar que las patologías transmitidas por estos arácnidos, como es el caso de la enfermedad de Lyme, irán a más.

A medida que evoluciona, la enfermedad de Lyme puede producir cansancio grave, cuello rígido y doloroso, hormigueo o entumecimiento de los brazos y piernas o parálisis facial. Los síntomas más graves de la enfermedad de Lyme no aparecen por semanas, meses o años después de la picadura de garrapata.

La Enfermedad de Lyme YA era de declaración obligatoria como enfermedad infecciosa,  No han avanzado en NADA. Ni en lo que se busca reconocer: su cronicidad, tratamientos, pronóstico y tratamiento precoz en fase igualdad.

El gobierno le toma el pelo a los miles de enfermos crónicos de Lyme y, en general, al conjunto de los ciudadanos, ya que toda la población española está en riesgo. Falta información en las escuelas, formación de los profesionales médicos y pruebas diagnósticas fiables.  Lo se plantear con esta consulta es si se va a reconocer la gravedad que presenta enfermedad en sus fases tardías y las repercusiones en la calidad de vida de quienes la padecen. Repercute en ellos y en todo su entorno.

Además, el número de casos se está extendiendo de forma exponencial, por diferentes formas de la borrelia y de las Afecciones asociadas. Es justicia social avanzar en la investigación y en los tratamientos de estas patologías que pueden afectar a cualquiera.

.-

Comentarios