Los expertos alertan de una plaga de mosca negra en la Comunitat Valenciana

Uno de los mayores focos se encuentra en la Ribera

No es una especie invasora ni mortal pero sí peligrosa porque cualquier sustrato que esté mojado es el hábitat idóneo para la mosca negra. Su ciclo vital está ligado al agua, lo que le lleva a elegir las orillas de los ríos como hogar.

Está, tal como detalla el diario Levante, en el río Mijares, en la Safor, en la Ribera. La mosca negra (Simulium erytrocephalum) ya forma parte de la biodiversidad de la Comunitat y su picadura puede ser especialmente intensa.

Se alimentan de sangre de mamíferos: pican tanto a personas como a animales. Hay algunas capaces de picar a huéspedes distintos y otras, muy específicas, que pican solo al hombre. Estas últimas desde hace varios años han incrementado, pero la reciente ola de calor todavía ha aumentado más la plaga según ha alertado en un comunicado la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (Anecpla), aunque también hay expertos que lo atribuyen a la pérdida de ganado en las riberas.

La mosca negra es discreta. No pica sino que «muerde en forma de sierra». Inocula con su mordedura una pequeña dosis de anestésico que le permite morder sin que el individuo afectado se percate, y es su saliva, tóxica, la que puede provocar cuadros de alergia e hinchazón en la zona afectada. Finalmente, lo que aparece en la piel, señala la Anecpla, es una roncha con un punto rojo en el centro que puede sangrar, y una hinchazón de la zona afectada que puede durar hasta un mes / LEER NOTICIA COMPLETA

.-

Comentarios