Podemos pedirá en el Congreso que se cierre la central de Cofrentes

Han anunciado la presentación de una Proposición No de Ley para que no se renueve la concesión a Iberdrola

Los cuatro diputados valencianos de Unides Podem en el Congreso tramitarán una proposición no de ley para que no se renueve la concesión a Iberdrola y cerrar definitivamente la central nuclear de Cofrentes.

La diputada Marisa Saavedra ha señalado que esta central "ya obtuvo una autorización de funcionamiento por un período de 25 años, que en marzo de 2011 se prorrogó por 10 años más hasta marzo de 2021". "En esta fecha, la central llegará a los 37 años de funcionamiento, un período muy superior a los 25 años de edad media de cierre de las centrales nucleares europeas", ha indicado.

Iberdrola, la concesionaria, ha iniciado la tramitación para alargar la vida útil a instancias de la pública Enresa, ya que la concesión actual termina en marzo de 2021, y la vida útil de la central en lo hace en 2024, en que se cumplirán 40 años de su puesta en marcha.

Los diputados de Unides Podem han señalado en su escrito que "las centrales nucleares antiguas son las más peligrosas, tal y como se demostró en Fukushima, la más antigua de Japón". "Además, los riesgos no calculados, como son la aparición de seísmos o el déficit de cálculo sobre riesgos extremos que han demostrado sobrepasar toda previsión, indican que la Central Nuclear de Cofrentes debe cerrarse", han agregado.

"Los riesgos asociados a la emergencia climática aumentan y los escenarios cada vez más extremos se tornan comunes", han prevenido los parlamentarios de Unidas Podemos: "Durante los dos últimos años hemos podido comprobar cómo nos afectaban fenómenos que no entraban dentro de ningún cálculo, como las borrascas Filomena o Gloria o las consecuencias sísmicas del proyecto Castor".

La PNL recalca además que los cálculos de riesgos potenciales de las centrales nucleares, realizados durante la construcción de los primeros modelos, "se han demostrado claramente insuficientes a lo largo del siglo XX".

"El principio de prudencia reclama que sean cerradas y desmanteladas porque suponen un riesgo inasumible para el conjunto de la humanidad. La recuperación de residuos milenarios de materiales radioactivos y su tratamiento han demostrado ser un fracaso y cesar su producción es un acto de responsabilidad con las generaciones futuras", han concluido.

En el mismo escrito recuerdan que el cierre de esta central al término de la actual concesión, en marzo de 2021, ha sido pedido por numerosas organizaciones y ayuntamientos de la Comunitat Valenciana, e incluso por Resolución de Les Corts Valencianes, que aprobó la Proposición No de Ley presentada de forma conjunta por los grupos parlamentarios de Podem, PSOE y Compromís el 29 de marzo de 2017.

Esta proposición pedía al Gobierno que tampoco autorizara la construcción del ATI (Almacén temporal individualizado) de residuos y que finalmente se aprobó en 2019 a pesar de la petición expresa del máximo órgano de la soberanía valenciana.

.-

Comentarios