jueves, 30 de mayo de 2019

El incendio de Cortes de Pallás, el más devastador del siglo XXI en España


infoJUCAR | Greenpeace denuncia que el municipio sigue sin tener plan contra incendios
Greenpeace ha denunciado este jueves que el municipio de Cortes de Pallás, que sufrió en junio de 2012 "el incendio más devastador del siglo XXI en España, con 30.700 hectáreas quemadas, sigue sin tener plan contra incendios".

Según un comunicado de Greenpeace, Andilla, que sufrió "el tercer incendio más destructivo", tampoco tiene planes preventivos y de emergencia local.
Los diez municipios españoles donde se produjeron los incendios más devastadores en lo que va de siglo “siguen sin tener planes preventivos en materia de incendios”, una medida básica “para hacer frente a este problema en un país cada vez más afectado por el cambio climático”, ha alertado Greenpeace.
Los municipios son Cortes de Pallás (Valencia), Minas del Riotinto (Huelva), Andilla (Valencia), Tejeda (Las Palmas), Los Realejos (Tenerife), Valencia de Alcántara (Cáceres), Riba de Saelices (Guadalajara), Castrocontrigo (León), Agallas (Salamanca) y La Jonquera (Girona).
La organización ecologista, que ha recopilado y analizado la información disponible sobre estos desastres, ha informado de que de esas localidades tan solo Los Realejos (Tenerife) ha elaborado un plan homologado, si bien aún no lo ha implementado.
“Los incendios ocurren con más frecuencia precisamente en zonas donde ya ha habido otros incendios, de ahí que sea especialmente importante que estos diez municipios cuenten con planes de prevención, emergencia y extinción”, ha explicado Mónica Parrilla, responsable de la campaña de Incendios de la ONG.
Según los datos obtenidos, todos los incendios tuvieron lugar “en una situación meteorológica extrema (ola de calor)”, han señalado portavoces de la ONG, que han precisado que “aunque el cambio climático no explica el origen de los incendios, sí esclarece las causas de su propagación y virulencia”.
“Un monte vulnerable a las olas de calor y sequías, en el que además se insertan viviendas (interfaz urbano forestal), es un monte vulnerable a los grandes incendios forestales”, han añadido los activistas.
En abril de 2019, la Fiscalía de Medio Ambiente envió una circular a 151 alcaldías de los municipios que han sufrido un mayor número de incendios para recordarles la obligatoriedad de contar con planes preventivos, advirtiendo que no hacerlo podría ser considerado un delito.
Desde Greenpeace, han felicitado a la Fiscalía de Medio Ambiente “por exigir que se cumpla la planificación”, pero han destacado “la importancia de que se dote a los municipios con presupuesto, medios y acompañamiento en el diseño e implementación de los planes para que se hagan efectivos”.
“Muchas veces se redactan los planes, pero, si no hay presupuesto, no se implementan. No se puede tener responsabilidad sin recursos”, ha concluido Parrilla. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario