Cofrentes recibe el visto bueno para modificar su interruptor de generación eléctrica

 

El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha informado a favor de la solicitud de la central nuclear de Cofrentes (Valencia) para modificar el diseño del interruptor de generación eléctrica y del plan de emergencia interior de la fase de latencia del desmantelamiento de la planta de Vandellós I (Tarragona).

La modificación del diseño del interruptor de generación eléctrica implica al mismo tiempo una exención temporal parcial que un apartado de las Especificaciones Técnicas de Funcionamiento (ETF) referente a "fuentes de corriente alterna en operación", que también se encuentra en el alcance del citado dictamen favorable.

El titular de Cofrentes solicitó estos cambios en la configuración normal del funcionamiento de la planta tras la instalación del interruptor en noviembre de 2021 y su posterior fallo, que produjo una parada automática del reactor el pasado 12 de marzo de 2022.

El CSN, según se establece en sus procedimientos, informó de dicho incidente a través de su página web. En dicho suceso todos los sistemas de la planta actuaron correctamente, aunque dejó el interruptor inutilizable y desde entonces la planta se encuentra en parada fría.

De este modo, con la autorización solicitada al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD), el titular podrá reiniciar la operación de la central durante un tiempo limitado, hasta disponer de un nuevo interruptor en planta.

Mientras tanto, se tendrán que implantar una serie de medidas establecidas en el dictamen del CSN para reforzar la fiabilidad de los sistemas eléctricos y su operación.

Por otro lado, los consejeros han dado el visto bueno a la solicitud de aprobación de la revisión del Plan de Emergencia Interior (PEI) para la fase de latencia del desmantelamiento solicitada por el operador de la Vandellós I (Tarragona).

La propuesta de revisión corresponde a la necesidad de adaptar la planta a la Instrucción de Seguridad IS-44 del CSN sobre requisitos de planificación, preparación y respuesta ante emergencias de las instalaciones nucleares, así como a mejoras de la redacción para favorecer la comprensión del texto.

Por otro lado, ha acordado dar también el visto bueno al Estudio de Impacto Ambiental para el sellado de los pozos submarinos de la Plataforma Casablanca, que había sido solicitado por la Subdelegación del Gobierno de Tarragona, como parte del procedimiento de evaluación ambiental y consulta pública.

A este respecto, el CSN actúa como órgano competente para determinar el impacto radiológico del proyecto derivado del cese definitivo de la actividad de la instalación desde junio de 2021.

La plataforma Casablanca está inscrita en el Registro de actividades laborales con exposición a la radiación natural de la Generalitat de Cataluña (RN-0007) y se instaló en 1981 para la extracción de crudo de yacimientos del fondo marino, bajo la titularidad compartida de Cepsa EP España, CNWL Oil España, Petroleum Oil and Gas España y Ripsa, actuando esta última como operador único.

Así, una vez que se ha agotado la vida útil de los pozos submarinos asociados a la plataforma, tras el cese de actividad se requiere de una serie de trabajos para el sellado, la limpieza y desconexión de las conducciones entre los pozos y la plataforma, que integran el proyecto que debe ser sometido al trámite de Declaración de Impacto Ambiental (DIA) y que es objeto del presente dictamen favorable.

Otro de los asuntos abordados por el pleno de este miércoles ha sido la solicitud de ETSA Global Logistics para una autorización específica de protección física de transporte de material nuclear de categoría III durante este año desde la fábrica de combustible nuclear de Juzbado (Salamanca) hasta Ulba Metallurgical Plant en Kazajistán. La evaluación llevada a cabo concluye que se cumple con la normativa aplicable y establece una serie de condiciones que deberán realizarse durante el mismo y por tanto el pleno ha informado en favor de dicha solicitud.

Finalmente, los consejeros han dado luz verde a las autorizaciones evaluadas por la Dirección Técnica de Protección Radiológica (DPR) y por el Servei de Coordinació d'activitats Radioactives (SCAR) para la Fundación Pública para la Investigación, en Sevilla; Hospital Recoletas Campogrande de Valladolid; Tromp Medical, en Pozuelo de Alarcón (Madrid); Diagnova Médica S.L., en Valencia; Diepress Tech, en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) y el Hospital Clìnic de Barcelona.

Del mismo modo, aprobó la puesta en marcha de las modificaciones de las instalaciones radiactivas del Instituto Multidisciplinar de Oncología (Alcázar de San Juan), el Hospital Meixoeiro (Vigo) y el hospital Madrid Norte Sanchinarro de HM Hospitales.

.-

Comentarios