Un estudio confirma la presencia de larvas de mejillón cebra en el Júcar

El último informe de calidad de las aguas que elabora la Confederación Hidrográfica certifica la afección por larvas de este molusco bivalvo, en los pantanos de Alarcón y Henchideros

Es un molusco bivalvo de pequeño tamaño que coloniza y recubre toda superficie a la que pueda adherirse, procede de los mares Caspio, Negro y Azov, en el centro de Europa, y desde hace aproximadamente 15 años se localiza en las aguas de varios pantanos de la cuenca. Se trata del llamado mejillón cebra, una especie invasora catalogada entre las 100 más peligrosas del mundo que puede llegar a atascar infraestructuras hidráulicas y causar daños en la flora y fauna autóctona.

Precisamente, la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) acaba de publicar el informe final de 2020 y el mapa de agua afectada por la presencia del mejillón cebra de 2021 que certifica la afección por larvas en el pantano de Alarcón, el embalse de Henchideros, en la localidad de Alarcón, y de larvas en el curso del río y hasta el límite con Valencia. El problema es que en dicha comunidad ya existen adultos hasta la desembocadura y cualquier embarcación que lleve adheridos bivalvos al casco es susceptible de seguir propagándolos en toda la cuenca.

El estudio. El último informe, que de forma anual se publica desde 2006, incluye el control larvario en aquellos embalses considerados de mayor riesgo y que son susceptibles de colonización. En el caso de la provincia, la CHJ ya había detectado larvas en Alarcón en 2008 y en Henchideros en 2019, mientras que por el momento no ve indicios en La Toba, Contreras o el embalse de El Bujioso, en Víllora. No obstante, los análisis se intensificaron en 2020 en los embalses valencianos de Arenós, Balagueras, Benagéber, Loriguilla, Molinar, Guadalest y Ulldecona. Los resultados de los análisis arrojan positivos de larvas en 22 de las 240 muestras tomadas y determinan la presencia larvaria en Arenós, Balagueras y Molinar.

La CHJ confirma que además de la desinfección de equipos con objeto de no propagar la especie, se ha revisado los testigos instalados y se han reparado o sustituido, además de tomar medidas fisicoquímicas de la calidad del agua.

En el caso de los embalses de la provincia, el estudio de calidad de las aguas de la Confederación afirma que no se han detectado adultos en ninguno de los testigos revisados de los pantanos de La Toba, Contreras y Alarcón. Los dispositivos que estaban deteriorados fueron repuestos y están operativos desde julio del año pasado.

.-.

Comentarios