martes, 5 de marzo de 2019

Endesa amenaza con tumbar in extremis el pacto del sector para cerrar las nucleares


infoJUCAR | Las grandes eléctricas se reúnen este miércoles con Enresa para acordar un calendario de cierres | Endesa exige que el cronograma sólo sea orientativo y que permita aplazar aún más las clausuras de las centrales
Los máximos ejecutivos de las grandes eléctricas alcanzaron un acuerdo verbal con la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, para concentrar los cierres de todas las centrales nucleares españolas entre 2025 y 2035.
Tal como informa el diario El Independiente, de aquella reunión cara a cara entre presidentes, consejeros delegados y ministra salió sólo esa horquilla temporal, pero a partir de ahí quedaba por acordar el calendario concreto de cierre de cada uno de los reactores operativos.

Un calendario que debían acordar las empresas con participaciones accionariales en centrales nucleares –Endesa, Iberdrola, Naturgy y EDP- y la sociedad pública Enresa, encargada de diseñar el plan de gestión de los residuos radiactivos y de desmantelamiento de las plantas, así como responsable de calcular la cuantía de la tasa que pagan las nucleares para financiar todos esos trabajo.
Las compañías eléctricas y Enresa tienen una cita este miércoles para firmar un protocolo en el que se incluye un calendario concreto de cierres que permita a la empresa pública establecer la tasa que cobra a las centrales, según ha adelantado Cinco Días. Un calendario que contempla que Almaraz I cerraría en 2027, Almaraz II en 2028, Ascó I en 2029, Cofrentes en 2030, Ascó II en 2033, Vandellós II en 2034 y Trillo en 2035.
La cita es a las 10.00 horas, en la sede de Enresa, en Madrid. Las compañías parecían dispuestas para cerrar ese acuerdo con fechas concretas de cierre, con un cálculo primigenio de hasta dónde puede llegar la tasa que abonan las centrales, con compromisos de inversión en las plantas en función del tiempo que funcionen
Desde diferentes ámbitos del sector nuclear se anticipaba que el acuerdo estaba hecho. Pero Endesa no parece dispuesta a sellarlo y amenaza con quedarse fuera del protocolo, según confirman fuentes conocedoras de la situación a El Independiente. Endesa exige que el calendario de cierre se considere sólo orientativo y que en ningún caso sirva para establecer la fecha límite para la clausura definitiva de las plantas.
“Para Endesa no hay nada firmado ni ningún acuerdo cerrado”, indican fuentes del sector. “Endesa sólo quiere aceptar que se trata de un protocolo con fechas orientativas y que, como mínimo, las plantas funcionarán hasta entonces. Como mínimo, no como máximo”. Con los cierres previstos la vida media del parque nuclear español se situaría en los 46 años.
Para la compañía comandada por José Bogas el calendario fijado debe servir sólo para que Enresa calcule la tasa y diseñe el nuevo plan de residuos radiactivos, pero no para marcar de manera definitiva cuándo cerrará cada planta. “Fuera de eso Endesa no va a firmar nada. En ningún caso va a aceptar un calendario definitivo de cierres”, sentencian fuentes del sector.
Por el contrario, la postura que defienden Iberdrola y Naturgy pasan por hacer que el calendario de cierre sea vinculante, porque un cronograma de clausuras orientativa no vale para absolutamente nada, según indican otras fuentes del sector eléctrico conocedoras del choque entre las compañías.



No hay comentarios:

Publicar un comentario